Skip to content

Sesión familiar en estudio con hijos mayores

Familia en estudio fotográfico

¿Tus hijos ya han crecido y hace tiempo que no te fotografías con ellos? Te recomendamos muchísimo haceros una sesión familiar en estudio con hijos mayores 🙂

Normalmente al estudio nos visitan familias con hijos chiquititos. Desde recién nacidos con tan solo 10 días, hasta familias con hijos pequeños, de un añito, dos, tres, cuatro, cinco… Pero cuando pasan de esa edad, de los cinco, o bien vuelven porque nace un/una hermanito/a, o bien parece que ya son demasiado “mayores” para hacer una sesión.  Pero realmente una sesión familiar en estudio con hijos mayores es una experiencia familiar fantástica.

No sabemos exactamente por qué ocurre, pero es totalmente así, tal cual. Del 100% de las familias que vienen al estudio al año, tan solo un 10% aproximadamente son familias con hijos más mayores. Y nos sabe taaaaaan mal! Y no solo por una razón, sino por varias, te las explicamos, a ver si estás de acuerdo con nosotras.

Primero de todo es que, cada momento es único, tanto cuando son recién nacidos por lo frágiles y blanditos que son, como cuando son bebés y nos despiertan esa ternura con sus chichas, sus primeros dientecitos, como cuando empiezan a andar y correr… Pero, y cuando están mellados? O cuando están preadolescentes totales, e incluso adolescentes haciendo casi de modelos… Cuando vuelen del nido y ya no estén, no solo querremos recordar cuando eran bebés o empezaban a correr (que también), sino que cada momento será importante para recordarlo.

Por otro lado es que, cuando ellos crezcan, les hará ilusión verse de chiquitines, por supuesto. Pero también de más mayores, sino es como si faltara una parte de su vida (habrá mil fotografías de móbil, ya lo sabemos, pero nos referimos a fotografías con calidad y que no queden dentro de una carpeta del ordenador con 13.000 fotos más…)

Y luego llega la razón top

Necesitan /necesitas tener fotografías de la familia al completo (y que no sea un selfie), para ti ahora, para ellos cuando pase el tiempo. Es tan importante, tan tan tan importante tener estos recuerdos así, que merece la pena hacer también sesiones familiares cuando tus hijos crezcan y ya no sean bebés. Hazte ese regalo, hazles ese regalo.

Te dejamos una sesión familiar de estudio con hijos mayores para que puedas ver que realmente, el resultado y el recuerdo que guardarás, merece la pena.

 

 

Deja un comentario